Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Inform. General

MIENTRAS SE PONE LA MIRA EN LOS LEGITIMOS USUARIOS ...

...en Tres de Febrero, Buenos Aires

Con fusiles FAL, atacan un blindado en 40 segundos y asesinan a un custodio

Los ladrones quisieron robar la recaudación de un local de Pago Fácil en un hipermercado Carrefour de Martín Coronado.

09.11.2017

Todo lo que habían preparado se frustró en 40 segundos. El blanco era un camión blindado que debía buscar la recaudación de un Pago Fácil ubicado en el interior de un hipermercado en Martín Coronado, partido de Tres de Febrero, al noroeste del GBA. La banda, integrada por entre cinco y siete ladrones, sabía cómo, dónde y cuándo atacar. Estaban armados con fusiles FAL y tenían al menos un auto robado para escapar. La reacción de los custodios impidió que robaran el dinero. Pero no pudieron evitar el final terrible: uno de los vigiladores recibió dos tiros y murió.

La fugaz secuencia ocurrió a las 6.20 de este miércoles, cuando los asaltantes sorprendieron a los cuatro custodios de un camión de caudales de la empresa Prosegur que estaba recogiendo el dinero del Pago Fácil del Carrefour de Martín Coronado.

En el vehículo, estacionado sobre Suipacha y Alem, se encontraba el chofer del camión mientras los otros tres empleados (un portavalor y dos custodios) retiraban las últimas dos de las cuatro bolsas con plata.

Cuando volvían, entró en escena un Volkswagen Gol blanco del que bajaron los ladrones. Armados con fusiles automáticos livianos y sin mediar palabra, arrancaron a los tiros contra los vigiladores, según informaron fuentes policiales a Clarín.

Dos de los custodios alcanzaron a tirarse al piso, como indica el protocolo para estos casos. Uno de ellos, César Ramón Rodríguez, recibió un disparo en un codo. Pero Fernando David Figueroa (37), que al momento del ataque todavía se encontraba en el supermercado y salió cuando oyó los tiros, recibió dos balazos en el pecho y el abdomen que le provocaron la muerte.

En los 40 segundos que duró todo, los vigiladores alcanzaron a meter las sacas en el camión y a cerrar la puerta, lo que echó por tierra las chances de los ladrones de hacerse con el botín.

“Parecían entrenados. Cuando el robo fracasó se fueron rápido”, dijo una calificada fuente del caso que sugirió que se trataría de una banda con experiencia en ataques a blindados. “No le siguieron tirando al camión como en otros casos, sabían que no se podía abrir”, añadió. Además, el chofer del transporte les disparó al menos una vez con una escopeta.

“Foquita”, como le decían sus compañeros a Figueroa, murió en el acto y quedó tirado sobre el pasto, al lado del blindado. Las dos balas que lo hirieron habrían ingresado por el costado del chaleco antibalas, según informaron fuentes policiales.

Rodríguez, su colega, fue trasladado a un hospital por la herida recibida en uno de sus brazos y al cierre de esta edición se encontraba fuera de peligro.

Hasta esta noche los sospechosos no habían podido ser identificados. En la UFI N° 3 de San Martín -a cargo del fiscal Daniel Cangelosi- analizaban un video de una cámara del supermercado que registró el episodio.

Los asaltantes no dejaron más rastros que las cinco vainas servidas de FAL y 9 mm. a 30 metros del blindado. Las primeras pericias arrojaron que los proyectiles datan de 2012. La incógnita es la procedencia de los fusiles. “Es un arma que hay que saber usar”, dijo un investigador.

Horas después del episodio apareció el VW Gol que usaron los atacantes. Estaba estacionado a cinco cuadras sobre San Guillermo y Claudio Castro y tenía un balazo en un parante. Por eso se sospecha que contaban con otro coche de apoyo.

El auto en cuestión había sido robado en un asalto a mano armada el martes a la noche en Pasaje Cuneo al 2400, en Liniers, según confirmaron fuentes policiales a Clarín.

“Salimos a laburar por un básico de 13 mil pesos, la Policía gana más para estar boludeando: se van al kiosco, a buscar café... Nunca hay nadie acá”, se quejó un compañero de trabajo de Fernando en el lugar del hecho.

La víctima era fanática de AC/DC y “era el alma” de una banda de rock que planeaba un reencuentro para el 2 de diciembre. También era hincha de Independiente como su mamá Rosa. Y hace dos años vivía con su novia en San Justo y llevaba el apodo de “Foquita” porque su suegro, al que le dicen “Foca”, lo había hecho ingresar a la empresa.

“A los cobardes que lo mataron les quiero decir que asesinaron a un artista que estaba todo el día contento”, agregó su compañero.

Fuente: Clarin

DEJE SU COMENTARIO

campos obligatorios

Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.