Domingo, 27 de Mayo de 2018

Inform. General

CARTA ABIERTA - escrita por Ricardo Seratti

Persecución política en la ANMaC (ex ReNAr)

"Y así como los pueblos sin dignidad son rebaños, los individuos sin ella son esclavos." José Ingenieros

19.02.2018

Natalia Gambaró, DNI 26.115.620, cuyo principal antecedente laboral fue la ex Casa TIA, llegó a la ANMaC, más conocido como el Registro Nacional de Armas, con sus aires de altanera, soberbia, cumpliendo con la sentencia de Schopenhauer: "El estilo es la fisonomía de la mente." El desembarco se produjo con su gabinete compuesto por Patricia Fabiana Lamarca DNI 18.541.692, Juan Andrés Firpo DNI 22.049.099, José Guillermo Capdevila DNI 17.499.869, Luis Rodolfo Nicolás Ocaranza DNI 18.187.267, Fernando Martín Fumeo DNI 23.252.785, Federico Sottile DNI 24.235.872, el rutilante ascendido Fernando Kotoulek DNI 32.091.506 y la posterior incorporación de Carlos Alejandro Nielsen Enemark DNI 27.952.415. Entre tantos otros más, todos con altos cargos y muy pocas horas de trabajo. También, por supuesto, contó con la colaboración incondicional de algunos históricos del organismo, sólo que esos resultan ser sombras que reflejan los pensamientos ajenos, parafraseando a José Ingenieros en su análisis de la mediocridad. En definitiva, ejercen su función de "Kapos". Se corresponden a la "década del noventa". También contó con la importante ayuda de algunos de los autodenominados "empresarios del sector" y demás está aclarar con una total apoyatura del gremio oficialista de UPCN, contando entre sus figuras estelares como dirigentes sindicales del Ministerio de Justicia y DDHH a Alejo Aldo Conde DNI 32.881.432, ex empleado de Archivos, Foliatura y Reincidencias Judiciales del ReNAr, Javier Gustavo Rodríguez Genua DNI 20.020.848, ex Coordinador de Mesa de Entradas, Salidas y Archivos del ReNAr, y Brenda Cebrián DNI 28.322.120, que se pavonea autopromocionándose en la red Linkedin como "secretaria del director nacional y asesora de funcionarios del Registro Nacional de Armas." Esta última, a modo de cubrir las formas dentro del organismo, figura que trabaja en el tercer piso, por supuesto sin desempeñar en realidad tarea alguna, específicamente en el departamento de nitrato de amonio perteneciente a la Coordinación de Explosivos, dependiendo de una jefa de Departamento, casualmente también delegada de UPCN. Con otros directores se encargaba de atenderles el teléfono. Es de relevancia sustancial mencionar que estos sindicalistas esconden un proyecto y candidato propio a la Dirección Ejecutiva de la ANMaC. Llevan adelante, subrepticiamente, la estrategia del "desplume", continuando con el denominado Operativo "Clamor". El mismo tiene como finalidad, al terminar de ocupar todos los puestos claves del Organismo con sus afiliados, producir el colapso operativo y presentar al Ministerio su candidato legitimado y aclamado por la mayoría de los empleados. Algunos de ellos recuerdan como una suerte de juramento por parte de dicho personaje cuando afirmó ante sus seguidores que se iba para volver como director. Él es creíble, no es brillante, tiene bajo perfil, muchas cuestiones personales sin resolver; alterna las ideas políticas a medida que cambian los gobiernos (haciendo gala de su naturaleza condescendiente para con los uniformados hasta reprodujo una vergonzosa escena de la reciente historia castrense, sólo que en vez de bajar el cuadro de un general del Ejército Argentino, lo hizo con el del secretario general de la CGT Hugo Moyano, autografiado, abandonándolo a su suerte tras la bacha de la ex oficina de Reincidencias Judiciales). Siempre oficialista como el centauro, aparenta por su conducta y rutina laboral tener formación de un agente de inteligencia policial. Si a eso se le suma su gráfico de contactos se refuerza mucho dicha suposición.

Empachados de impunidad y sin moros en la costa, UPCN hace gala de su antiética costumbre política de designar como delegados a jefes de distintos sectores, no respondiendo ésta a su vocación de servicio y defensa de los trabajadores sino meticulosamente ideada para la concentración del poder, lo cual conlleva de manera implícita una coerción dirigida directamente a los subordinados e indirectamente a los directivos. Esto tiene como consecuencia innegable, a la corta o a la larga, el condicionamiento hacia el empleado raso de cada uno de los sectores, logrando así la sumisión por el desaliento a plantear o representar una alternativa diferente o, en la gran mayoría de los casos, la afiliación resignada que obedece a una presión organizada, la cual se empeña en demostrar que no existe otra opción para progresar más que a través de su influencia política. Sin perjuicio de representar evidentemente también ante la cúpula del organismo un posicionamiento sumamente sólido para lograr inclinar la balanza a su favor en cualquier negociación y "cambio de figuritas". Se garantizan así el control del ritmo del organismo, tanto para retrasar la emisión de los distintos permisos y lograr un colapso, como también para acelerarlos aun infringiendo sin el menor reparo las disposiciones, resoluciones y/o leyes.

Vale aclarar, a su vez, que no sería justo deslindar una sustancial parte de la responsabilidad de un buen número de los jefes de cada sector cuyo beneplácito implícito o explícito según el caso, por miedo o conveniencia, por acto y, en una muy considerable proporción, por omisión se les olvida cumplir con una función fundamental de ser jefe (además de la de cobrar un sueldo superior al resto) que es la de proteger a sus subordinados y ser responsable de sus desempeños. Claro que pedirle coherencia y dignidad, en estos tiempos, a quienes no acceden por mérito a sus puestos, y que sobreviven y se sostienen en base a entregar la cabeza de compañeros es casi prestarse a que se burlen de uno.

La actual gestión está caracterizada en abundancia no sólo por la falta de capacidad para la conducción de un organismo de tamaña importancia estratégica sino también por la falta de humildad y "cintura política" para aprender a andar un camino complejo en el que se encuentra todo por hacer. Es por eso que podemos señalar sin temor a equivocarnos que, en relación al desempeño de sus predecesoras, solo ha logrado ser original imponiendo dos cosas. Primero, el archi conocido, por demás ineficaz, controversial y sumamente polémico en materia de legalidad, legitimidad, y capacidad para alcanzar la prestación del servicio demandado, contrato con la empresa emisora de los exámenes psico-físicos DIENST CONSULTING S.A.; y segundo, pero no por eso menos polémico y peligroso, la instalación silenciosa pero firme y sostenida de la persecución política. Curiosamente en estos tiempos sensibles en los que la clase dirigente insiste hasta el cansancio en hacer eje sobre el respeto a la diferencia, los valores republicanos y el cobijarse bajo el firme manto de la madre democracia, comienzan a asomarse el puñal y a caerse las caretas. Si bien es sabido que cada gestión que arriba a la función pública hace ingresar su gente y hace sentir su poder mediante la toma de decisiones y la colocación de su personal de confianza en los puestos clave, nobleza obliga a reconocer que jamás se había llegado a los niveles de evidencia en cuanto a la coerción y las descaradas maniobras sin el menor reparo en cuanto a la forma que se presentan a la fecha. La última gestión antecesora netamente cristinista que llegó con la fama de "patota" resultó ser un nene de pecho comparada con la de los disfrazados de buenos samaritanos y profetas del cambio del actual oficialismo PRO-Cambiemos. No obstante, esta banda no opera sola. Cuenta con la tácita sociedad del sindicato cuasi monopólico UPCN que, ante todo por falta de competencia de ATE, por su impunidad para gestionar y, si se quiere, su "habilidad" política para tener siempre acceso a las distintas Direcciones ha ido construyendo, en esta última década sobre todo, la influencia suficiente y la capacidad de presionar para ir minando al organismo con sus afiliados en la gran mayoría de los puestos de jerarquía de las diversas áreas operativas y demás. Ni vale la pena aclarar que a su vez cuentan con la mayoría de los empleados afiliados que hacen las de soldaditos de plomo a la causa, aún muchas veces en desacuerdo y descontento, pero siempre temerosos de cualquier represalia, pases forzosos, ingreso a las listas de posibles despidos o el "destierro" del día a día que tanto paraliza. De esta manera se ha llegado a una encrucijada en la estructura del ANMAC ex RENAR que, ante un contexto de desgano total, de inoperancia de los sectores, de falta de medios para lograr el trabajo, de sueldos desfasados y fundamentalmente de ausencia de conducción ejecutiva y el ejemplo en casi todas las jefaturas, los empleados se encuentran de rehenes entre la dirección y, lo que es peor aún, quienes existen para defenderlos, los gremios de turno. Ese es el cuadro de situación actual del organismo, el terreno donde está parado no solo el empleado común sino el usuario de armas y de los distintos materiales controlados también.

En este caso en particular, la persecución política que se evidencia sobre mi persona causada fundamentalmente por una serie de artículos publicados vía internet en los cuales advierto sobre numerosas irregularidades al interior de la institución y el peligro derivado de las mismas, se manifiesta, entre otras cosas, a través de: el sabotaje a mi legajo personal; la negativa al otorgamiento de la credencial de tenencia de una arma correspondiente al decreto 64/95 para el que ya poseo aprobado, autorizado y otorgado el mismo (careciendo de fecha de vencimiento); y, finalmente, la negativa a la renovación del permiso de portación de armas otorgado por esta misma gestión. Todo esto oportunamente denunciado y reclamado a la directora ejecutiva Natalia Gambaró (citando al pie de la nota los números de trámite con el que ingresaron) y sin contestación alguna al día de la fecha. Llevo meses de espera sin respuesta sobre la composición de la tristemente célebre "Comisión de Portaciones", no pudiendo ejercer mi derecho a la defensa por carecer de su concreta identificación y, por ende, el conocimiento de su capacidad psico-técnica para dicha evaluación. Teniendo certeza de la existencia de tantos alcohólicos, adictos a las drogas y calañas de distinto tipo al interior del organismo, tengo derecho a pensar que en esa "comisión" pudiera haber algo de eso también. Sería interesante que se realice una investigación sobre la declaración de bienes de algunos de los funcionarios de la ANMaC y jefes. Probablemente no podrían justificar una buena parte de sus patrimonios, incluyendo la adquisición de las armas que figuran en sus legajos. Además, un detalle: por el solo hecho de revestir carácter de empleados y funcionarios públicos, según corresponda, no pueden actuar desde el anonimato, salvo que estén ejerciendo tareas de agentes de inteligencia amparados en la ley de secreto de estado. Paralelamente, cabe mencionar que, a pesar de no estar declarado en el boletín oficial, el ANMaC ex ReNAr debe haber abierto una boca de informes en el comercio gastronómico ubicado exactamente en la esquina de las calles Bme. Mitre y Uruguay ya que es llamativo el flujo de encuentros "casuales" con empleados jerárquicos del organismo en cuestión que vienen a dar explicaciones sobre dichas decisiones, dan consejos, hacen sugerencias, brindan nombres, apellidos e infidencias señalando los responsables de cada medida, e información sobre irregularidades e ilegalidades que no denuncian ellos por temor a perder el puesto de trabajo. Sin perjuicio de que probablemente también hayan inaugurado un centro telefónico de contacto de su exclusividad ya que también he recibido llamadas de funcionarios oficiales del mismo señalando, como si fuera un requisito certificado, establecer contacto con altos funcionarios del gobierno nacional para que los trámites continúen su curso natural (reitero, todo esto denunciado a la directora ejecutiva en las notas que se citan al pie de la presente).

Como si todo esto no fuera motivo suficiente de preocupación, también se manifiesta extensiva y más que evidente la persecución política sobre mi hijo Martín Ricardo Seratti (DNI 30.156.528 empleado del dpto. de atención al público del organismo), ya que no conformes con no concretar el otorgamiento efectivo de su nombramiento como jefe de división solicitado oportunamente al Ministerio hace más de 8 años y todavía vacante, con el reiterado postergamiento de las recategorizaciones correspondientes, ahora, arbitraria e injustificadamente le comunican y ordenan por diversas cartas documento el pase indeclinable al Call Center del Ministerio de Justicia y DDHH, sin previo aviso ni su consentimiento, ni que hablar de tener en cuenta 11 años de un legajo laboral destacado. Es una clara maniobra en complicidad entre la gestión de turno y el gremio UPCN, que no sólo aspira (en este caso en particular) al control absoluto de las jefaturas de la atención al público, la ausencia de un elemento que entorpezca sus "maniobras" de forma alguna y que esclarezca al resto de los empleados sobre las mismas y, por supuesto, fundamentalmente a la propagación del "miedo laboral" para que todos permanezcan alineados a sus planes. "Matar a uno para asustar a mil", aconsejaba Sun Tzu, y siguiendo esta ancestral metodología pusieron en evidencia su plan que inmediatamente comenzó a rendirle frutos, consiguiendo por ejemplo la afiliación del último escéptico restante de la mesa de entradas. También comenzaron el acoso laboral en otro piso a través de un coordinador ex menemista, devenido en camporista, miembro híbrido del pequeño gremio competidor y amigo personal de referentes de UPCN, asustando mujeres para arrojarlas a cubrir los numerosos puestos vacantes del primer piso. Se sospecha firmemente que el ideólogo de esta gran maniobra y el que imparte las órdenes de operaciones es el anteriormente mencionado Alejo Aldo Conde. Este último, en un gesto de humanidad y a modo de deferencia para no herirle el orgullo por haberlo superado ampliamente en "habilidad" política y en velocidad de ascenso gremial, le delega a su compañero Javier Gustavo Rodríguez Genua la planificación y supervisión de la ejecución en los temas competentes al ANMaC ex RENAR por representar para él la carrera de su vida. Completa el trío la flamante coordinadora de delegados al interior del organismo en cuestión, Brenda Cebrián, como soldado ejecutor y nexo con la dirigencia, en definitiva, la que pone el cuerpo.

No obstante, el día sábado 10 feb 2018 alrededor de las 1100 hs. un funcionario público, amigo de la familia, recibió una sospechosa llamada de Luis Rodolfo Nicolás Ocaranza, director nacional de la ANMaC, donde le informaba que su credencial de portación de armas estaría para retirar el día 15 del corriente mes. En segundo lugar, le recomendaba que le transmita a mi hijo que se presente a trabajar al Call Center aceptando el traslado, aconsejando que se deje ayudar y posteriormente dándole su palabra de que él se encargaría de restituirlo a su puesto original de trabajo en aproximadamente tres meses. ¿Quién presiona tanto? ¿Natalia Gambaró o los de UPCN? Debo, sin duda alguna, tomar el hecho como un acto intimidatorio premeditado porque si de verdad fuera sincera dicha manifestación, por qué no se comunicó con mi hijo en tiempo y forma. ¿Qué tipo de maniobra o ilegalidad, encubierta bajo el argumento "de una mejor organización y reestructuración de las tareas" tal como alegan en una de las cartas documento, se planea gestar en la mesa de atención al público de la que no debe ser testigo mi hijo en el plazo de estos tres meses? Sugestivamente, alrededor de seis meses atrás, este mismo director de administración le negó rotundamente el pase a otro sector al único delegado de UPCN del área en cuestión, como si fuera un recurso invaluable. ¿Qué tarea encubierta le estaría asignada? Sabemos de la muy estrecha relación entre Brenda Cebrián y este director. La llamada creemos casi con seguridad que fue realizada desde la localidad de Lobos (BA) en compañía de miembros del gabinete de Gambaró, donde casualmente uno de sus miembros no cesa de manifestar su placer por alojarse allí.

Reitero las preguntas para la que aún no tenemos respuesta: ¿por qué lo quieren fuera del primer piso en atención al público, fundamentalmente dedicado a los trámites de explosivos, al menos durante estos próximos tres meses? ¿Qué tipo de sociedad hay entre UPCN y la tropa de Gambaró? No podemos darnos cuenta de qué hemos tomado conocimiento para que estén tan alborotados. ¿Qué se está tramando en la ANMaC con estos sindicalistas de UPCN? ¿Será a favor del gobierno, algo de "falsa bandera", o en contra del mismo?

Cabe rememorar a otros evidentes y destacados casos de persecución política a modo de recordatorio y prueba. Uno por la jerarquía que revestía y el otro por el escándalo que provocó al interior del organismo, sin perjuicio de los tantos otros que han quedado en el anonimato. El primero es el del Dr. José Capdevila, director nacional, perseguido por ser puro del PRO y por querer investigar sobre irregularidades de expedientes sensibles e importantes; el segundo, el de Micaela Attadía, empleado raso, identificada a la agrupación "La Cámpora" y potencial víctima de acoso sexual por parte de un funcionario del organismo (ambos con notas presentadas a la directora ejecutiva y, como corresponde, sin respuesta alguna). Como resultado lograron reemplazar al primero por un director funcional a Gambaró y a la segunda, casualmente, por la hija de una delegada de UPCN del Ministerio de Cultura, íntima amiga de la banda sindical identificada anteriormente, y nieta de un Juez Federal. Ésta resultó ser una gestión infestada de pejotistas enmascarados de Pro ? Cambiemos que no titubean en batir cuanto opositor olfateen en su radio de acción, dejando un solo Pro ? Cambiemos puro (Andrés Firpo) para legitimar la gestión y que reporte a su favor.

Todas las personas mencionadas son de confianza de Natalia Gambaró, se comenta que algunos más que otros. Es importante sacarlos del anonimato de sus funciones, recordar sus nombres y apellidos porque un día seguramente tendrán que declarar por tantas desprolijidades, por así decirlo. La verdad demora, pero siempre sale a la luz. Con la justicia de los hombres también sucede algo similar. Pero no debemos olvidarlos, por lo menos no hasta que se haga justicia.

Se hace extensivo el agradecimiento por la colaboración de los distintos actores, tanto usuarios individuales, comerciales, instructores de tiro, mandatarios y, por último, pero no por eso menos importante, los empleados honestos. Muestras como éstas denuncian el hartazgo social y la real necesidad de que comience a asomar el CAMBIO.
 

"Es peligroso tener razón cuando el estado se equivoca." Voltaire

 
Ricardo Seratti - DNI 10.979.953
Asesor de seguridad y Profesor instructor de tiro.
Muchos de sus trabajos son realizados en el exterior.

 
 
 
 
* Tema transferencia arma comprendida Dec. 64/95

1) Nota 06 feb 2017 recibo 001 2017 0003026
2) Nota 20 feb 2017 recibo 001 2017 0004233
3) Carta Documento N° 26437688 14 marzo 2017
4) Resolución ANMaC N° 0052 29 marzo 2017
5) Nota 03 abril 2017 recibo 001 2017 0007604
6) Resolución ANMaC 0196 05 mayo 2017
7) Nota 12 mayo 2017 recibo 001 2017 0011262

Tema renovación permiso portación de armas

1) Nota recibo 001 2017 0016375 04 julio 2017
2) Disposición ANMaC 0421 30 agosto 2017
3) Nota 04 sept 2017 recibo 001 2017 0023287
4) Disposición ANMaC 0543 27 oct 2017
5) Nota 01 nov 2017 recibo 001 2017 0028036

-Nota Dr. Capdevila 29 marzo 2017
- Nota Sra. M. Attadía 27 nov 2017 recibo N° 001 2017 0030064

DEJE SU COMENTARIO

campos obligatorios

Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.