Domingo, 15 de Julio de 2018

Cuchillos

Eugenio Cozzi - Director Ejecutivo de ANMaC

Momento histórico para las Entidades de Tiro

La llegada del Dr. Eugenio Cozzi puede marcar un momento histórico para la actividad de las Entidades de Tiro.
 

09.07.2018

¿Porqué decimos esto? 
Por que la razón de ser de las Entidades de Tiro es dar espacio para que los LEGALES usuarios de armas desarrolen allí su actividad, ya sea aprendizaje, simple práctica, calibrado, competencia social o nacional, o practicar para competencias internacionales y hasta olímpicas.
 
Con el manejo que el organismo tuvo durante la última gestión, hemos perdido casi la mitad de los Legítimos Usuarios y, se hablaba de que la misma empresa, que al día de hoy se encarga de la parte psicofísica, tomaría en sus manos el control de la Idoneidades de Tiro, lo cual a no dudarlo seguiría achicando el caudal de posibles concurrentes a las Entidades de Tiro.
 
Es decir un proceso muy bien estudiado por las ONG Desarmistas que encontraron en la gestión anterior el aliado perfecto para llevar adelante su proceso de destrucción del sistema registral argentino.   
 
La historia del Tiro Nacional, todavía no escrita, dice que la fecha de nacimiento de nuestro deporte,  a no dudarlo,  es el 19 de marzo de 1859, fecha de fundación del Tiro Federal Argentino de San José (Entre Ríos).
 
Pero el verdadero despegue del Tiro Argentino se produjo a principios del siglo pasado, en momentos que los contínuos conflictos con nuestros vecinos chilenos hacían preveer un guerra inminente. 
------------------------------------------
 
En septiembre de 1900, el presidente Julio Argentino Roca nombró Ministro de Guerra al coronel Pablo Ricchieri, reemplazando en el cargo al general Luis María Campos. El reemplazo de este oficial formado esencialmente en los campos de batalla por el profesional Ricchieri marcó el punto de partida para la organización profesional del Ejército Argentino, que duraría hasta pasada la mitad del siglo XX.235​

La profesionalización del Ejército se basó en la modernización del armamento, del Colegio Militar de la Nación, de la Escuela Superior de Guerra y de la Escuela de Suboficiales. Además, se adquirieron la mayor parte de las bases militares del Ejército, más alejadas del centro de las ciudades que las anteriores; el objetivo era evitar que un ejército con los cuarteles dentro de la ciudad fuera instrumento para revoluciones militares.236​ Entre los terrenos adquiridos por Ricchieri se cuentan Campo de Mayo, al norte de Buenos Aires, adquirido por ley del 6 de agosto de 1901; Campo Gral. Belgrano, en Salta; Campo General Paz, en Córdoba; Campo Los Andes, en Mendoza; y Paracao, en Entre Ríos.

Organizó el ejército, dividiéndolo en siete regiones militares, con organizaciones internas propias. Reorganizó también el Ministerio de Guerra. Refundó el Regimiento de Granaderos a Caballo que había creado el general San Martín, para funcionar como escolta del presidente de la Nación.

Definió claramente la misión de las Fuerzas Armadas del país, afirmando que su única función era defensiva, y de ninguna manera debían ser utilizadas para mezclarlas en contiendas políticas. De todos modos, también introdujo la idea de que parte de su misión era "el mantenimiento del orden y el respeto a la ley",237​ línea argumentativa que sería utilizada para justificar los sucesivos golpes de estado a que se vería sometido el país durante medio siglo.

Pero, sobre todo, en la organización del servicio militar obligatorio, que fue establecida originalmente a través de la "Ley Ricchieri", que fue aprobada por el Congreso en diciembre de 1901, tras un duro debate que duró seis meses. Lleva el número 4.301 entre las leyes argentinas.238​

En la práctica, el servicio militar ya había sido instaurado en el año 1896, en que el ministro Guillermo Villanueva había movilizado – por decreto – más de 25.000 conscriptos en las capitales de provincias, excepto los de la Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires, que recibieron su instrucción en la Sierra de Cura Malal, en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires.239​

El servicio militar obligatorio prestó otros útiles servicios al desarrollo de la todavía joven Nación, al difundir la idea de ciudadanía y de igualdad ante la ley. Por otro lado, las listas y libretas de enrolamiento fueron rápidamente utilizadas como documentos de identidad, tanto para identificación de las personas, como para la confección de padrones electorales. De esta manera, fue un paso previo a la futura sanción de la Ley Sáenz Peña en el camino a la pureza del sufragio y la representatividad de los gobiernos surgidos de los mismos. Por otro lado, en los cuarteles se instalaron escuelas para los conscriptos, que colaboraron en la lucha contra el analfabetismo y la integración de los hijos de inmigrantes.240​

El primer cuarto del siglo XX

DEJE SU COMENTARIO

campos obligatorios

Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.