Sábado, 31 de Octubre de 2020

Inform. General

“Qaramta”, la historia del yaguareté chaqueño que ruge en El Impetrable

Se trata de un gran macho, libre y salvaje, que está siendo estudiado en sus movimientos en el Parque Nacional para ser parte de un plan de reproducción de la especie.

11.10.2020

En el bosque del Impenetrable, que una vez sufrió el eco del golpe de las hachas y luego el devastador tronar de las topadoras, hoy resuenan los sonidos de una obra distinta. Una obra que traerá de regreso y para siempre el rugido robado del yaguareté chaqueño. En una recorrida a fines de septiembre de 2019, guardaparques encontraron las primeras huellas de yaguareté desde que el Parque Nacional fue creado. Luego, un equipo conformado por personal de la Administración de Parques Nacionales (APN), Fundación Rewilding Argentina y el Proyecto Yaguareté logró capturar y colocar un collar satelital al dueño de esas huellas: un gran macho de 108 kg de peso, al que los niños de las escuelas rurales que rodean al parque bautizaron como “Qaramta”, que en lengua Qom significa “difícil de destruir”. Desde entonces y utilizando la conexión satelital del collar, desde Rewilding Argentina hemos seguido los pasos de Qaramta, estudiando sus movimientos, aprendiendo sobre sus preferencias de hábitat y su alimentación. Estos estudios dejaron en evidencia que se desplaza mucho más que otros yaguaretés salvajes. Esto probablemente se debe a la falta de hembras libres con las cuales aparearse. Él recorre incansablemente enormes distancias tratando, en vano, de encontrar una compañera. El Impenetrable chaqueño se convirtió en parque nacional Hoy, en el Parque Nacional El Impenetrable se está construyendo un recinto especial de junta de yaguareté. El ambicioso plan busca conseguir el apareamiento entre Qaramta y una hembra en cautiverio llamada Tania. Para ello, Qaramta ingresará al recinto cuando Tania entre en celo, se  podrán aparear y luego se lo dejará salir para que continúe siendo libre. Futuros cachorros. Una vez preñada, Tania criará a sus cachorros en un gran corral, alejados de la presencia humana. Para lograr este objetivo, serán alimentados de forma remota con presas vivas, así su madre podrá enseñarles cómo obtener su propia comida en la naturaleza, sin asociar a las personas con el alimento. Luego de tres años, los jóvenes yaguaretés serán liberados para continuar su vida en completa libertad y así formar parte de un nuevo núcleo poblacional que busca salvar a la especie en la región chaqueña, donde quedan menos de 20 ejemplares. Matan a uno de los últimos yaguaretés que habitan en el Chaco Convocados por esta misión, un grupo de chaqueños pobladores de los alrededores del Parque Nacional El Impenetrable, se pusieron manos a la obra para traer de regreso al yaguareté en el Chaco. El gran recinto de 13.200 m2 es una obra titánica que llevará dos meses de construcción y un gran esfuerzo de equipo. Pero que bien vale la pena para comenzar a recuperar la población del máximo depredador del Impenetrable. Un Chaco sin bosques es un Chaco sin futuro, y un bosque sin yaguareté, un bosque enfermo. Los depredadores tope cumplen un rol fundamental en la salud de todo el ecosistema y al mismo tiempo son un enorme atractivo turístico, con el potencial de generar empleo y desarrollo en la región. Alguna vez temido y odiado, hoy el yaguareté es el símbolo de la fuerza y la perseverancia de los pobladores del Impenetrable y un motivo de esperanza de cara a un futuro mejor en armonía con la naturaleza. *Gerardo Cerón es coordinador de rewilding en Proyecto Impenetrable 
 
Fuente: www.perfil.com
Foto: Gerardo Ceron - Rafael Abuin
 

DEJE SU COMENTARIO

campos obligatorios

Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.