Martes, 20 de Abril de 2021

Militaria

Las armas que decidieron la guerra

Las trincheras de la IGM fueron sustituidas por la movilidad de la 'guerra relámpago' en la Segunda, apareciendo
armas apropiadas para las nuevas doctrinas militares. Cuando se estancaron los frentes, las ametralladoras cobraron protagonismo.

16.12.2020

Ver mas imágenes
AMETRALLADORA MG42

La ametralladora más importante de la Segunda Guerra Mundial sigue siendo utilizada hoy en día por los ejércitos de la OTAN, incluido el español. Aunque se han introducido modificaciones, la MG42 sigue siendo la ametralladora fiable y de alta cadencia de tiro de hace medio siglo: podía efectuar entre 1.200 y 1.800 disparos por minuto de calibre 7.92 mm. No obstante, su consumo de munición también era su gran defecto, y no desbancó del todo a su antecesora, la MG34, que siguió siendo utilizada gracias a sus buenas prestaciones.
 
 
 
PPSH-41

El subfusil automático más fiable de la guerra. Producido masivamente en la Unión Soviética, fácilmente desmontable, resistía tanto la congelación del duro invierno ruso como los barrizales del buen tiempo. Además, más ligero que las armas alemanas, su cargador en forma de tambor albergaba más balas, 71, por lo que era muy útil en combates como los de Stalingrado. Muchos soldados de la Werhmacht prefirieron utilizar estas armas en el frente del Este a las propias alemanas.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
MP40

El subfusil automático básico del ejército alemán. Era idóneo para las operaciones de asalto de la 'guerra relámpago' y los combates a corta distancia en las ciudades por su potencia de tiro, aunque su peso, unos cinco kilos, y su escaso alcance fueron sus grandes problemas. Calibre de 9mm, su cargador albergaba 32 balas.
 
 
 
BAZOOKA

El protagonismo de las unidades acorazadas en la guerra motivó la búsqueda de armas antitanque portátiles que pudieran ser utilizadas por la infantería. Estados Unidos desarrolló el bazooka, puesto a prueba por primera vez contra el Afrika Korps de Rommel, mientras que Alemania inventó el panzerfaust. Uno permitía reutilizar el tubo, el otro era desechable. En cualquier caso, eran lanzacohetes sin retroceso que servían de apoyo contra blindados a distancias cortas y que su éxito perdura hoy en día.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
 
                                                                
 
 
SDKFZ

La 'guerra relampago' y la defensa elástica exigía mucha más movilidad de la infantería. Por ello se crearon divisiones motorizadas y mecanizadas que servían de apoyo a los tanques. Los SdKfz eran los transportes alemanes, muchas veces blindados para operar en plena batalla, siendo dotados algunos modelos con orugas o semiorugas para desplazarse en terrenos difíciles. Fueron muy explotados por cuerpos de ingenieros y telecomunicaciones.
 
 
 
 
T-34

El tanque medio de la Unión soviética fue el eje de la defensa rusa. Tripulado por cuatro hombres, con un radio de acción de 400 kilómetros y una velocidad de hasta 50 km/hora, fue el gran rival de los Panzer III y IV. Su sencillez y fiabilidad fue clave para su éxito, requiriendo sólo ampliar su cañón a uno de 85 mm desde 1943 para poder hacer frente a los nuevos Panther y Tiger alemanes. Tras la guerra se mantuvieron en activo durante décadas, especialmente en conflictos de países no desarrollados.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
PANZER VI TIGER

Alemania comenzó a producir desde 1942 blindados pesados como el Tiger y el Panther. Con sendos cañones de 88 y 75 mm, respectivamente, su potencia de fuego no era una gran ventaja en enfrentamientos a corta distancia como los de Kursk, aunque sirvieron hasta el final de la guerra con eficacia allí donde participaron. Menos maniobrables y rápidos que los T-34 por su peso, pero muchísimo más blindado, el problema de Alemania era no poder remplazar los Tiger destruidos por su alto coste. No obstante, según cálculos de los Aliados, destruir uno de ellos costaba tres de sus propios carros de combate.
 
 
 
 
RADAR

La detección y localización por radio, el radar, según su acrónimo en inglés, fue clave en la guerra. La señal enviada por las estaciones de la costa británica, la Chain Home, rebotaban en los aviones enemigos a 160 kilómetros de distancia, apareciendo en pantalla con margen suficiente para que el cuartel general decidiese cuantos cazas había que hacer despegar y para avisar a todos los puestos de artillería con los que cruzarían los escuadrones alemanes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
CAMIÓN GMC

La logística es el talón de Aquiles de cualquier ejército. Por ello, Estados Unidos diseñó tres transportes estandar para poder explotar al máximo sus comunicaciones: el buque 'Liberty', el avión DC-3 y los camiones de General Motors. El primero fue diseñado con piezas prefabricadas para ser producido en masa, creandose unos 2.700 durante toda la guerra para sustituir a los hundidos. El DC-3 Dakota, con sendas variantes para transportar paracaidistas o carga, fue el protagonista del puente aéreo de Berlín tras la guerra; y el GMC, capaz de cargar con tres toneladas, se sigue utilizando hoy en día.
 
 
 
PENICILINA

A pesar de que fue la guerra más sangrienta de la historia, en ella la medicina dio un salto espectacular. El plasma sanguíneo, la morfina o la penicilina fueron otros protagonistas de la contienda. El antibiótico descubierto por Alexander Fleming en 1928 salvó cientos de miles de vidas durante la contienda. Aunque Europa estaba en plena guerra, fueron las farmaceúticas estadounidenses las que investigaron cómo producir en masa este medicamento, lo que supuso su utilización en todos los frentes de los Aliados.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
CÓCTEL MOLOTOV

Cuando el ministro de Exteriores soviético Viacheslav Molotov dijo durante la invasión de Finlandia (Guerra de Invierno, 1939-1940) que sus tropas les enviaban comida, la resistencia finesa respondió que entonces ellos tendrían que poner los 'cócteles'. Esta es una versión del origen del nombre de este arma, otra es que los propios soviéticos se lo pusieron cuando Molotov ordenó producir estos artefactos en masa. En cualquier caso, su utilización se remonta a la Guerra Civil española y sigue vigente hoy en día en cualquier guerra de guerrillas.
 
 
 
KATIUSHA

Los 'órganos de Stalin' provocaron el pánico de las tropas del Eje allí donde lanzaron cientos de cohetes. Este vehículo de artillería se desplegaba en línea con decenas o cientos de Katiushas más para bombardear las líneas enemigas situadas a más de cinco kilómetros de distancia. Cada unidad podía lanzar hasta 16 proyectiles simultáneamente, produciendo un silbido tan característico como el de las 'trompetas de Jericó' de las sirenas de los Stutk
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Fuente:elmundo.es
Por Javier Gonzalez
 
 
 
 

DEJE SU COMENTARIO

campos obligatorios

Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.